A media tarde, tumbada en el sofá, reviso Instagram, y empiezo a sentir que ya me he quedado atrás (Ojo! Porque no siento me estoy quedando atrás, si no que siento que estoy muy por detrás…) Resulta que una amiga ha publicado un nuevo libro. Dos de mis bloggers favoritas anuncian un proyecto colaborativo.

Una de mis antiguas compañeras de la universidad se ha convertido en profesora de la uni, y otra va a sacar , un curso y en su vídeo de promoción se le ve fantástica (¡Le reluce la piel!)…

En el sofá, con los ojos nublados y definitivamente no en mi mejor momento, me pregunto:

¿Realmente me estoy quedando atrás?

¿Quién está llevando la cuenta? (A parte de mí mismas claro)

Por supuesto, ninguna de las personas publicó alguna de las actualizaciones con la intención de hacerme sentir mal.

Si no tengo cuidado, es tremendamente fácil compararme constantemente con todo lo que veo en las redes sociales, con los compañeros de clase, o de mi trabajo… Puedo pasarme horas pensando en todas las cosas que no estoy haciendo, los sueños que no estoy cumpliendo, y las cosas que no puedo comprar…

Este no es un problema de redes sociales. Es un problema de comparación, un mecanismo interno automático que surge de forma fácil con las redes sociales simplemente porque tengo un acceso facilísimo a ellas. 

En nuestra cultura empapada de comparaciones, es difícil evitar mirar a tu alrededor y observar lo que otras personas están haciendo sin preguntarse «¿Y yo, qué co** estoy haciendo?»

Comprarar y envidia

Cómo superar la envidia

Muy pocas personas defenderían la influencia positiva de los celos y la envidia en nuestras vidas. De hecho, la mayoría de nosotros podemos reconocer rápidamente la importancia de aprender a dejar de tener celos. Y todos somos conscientes de los efectos negativos de los celos y la envidia:

  • Aumentan la tristeza y angustia que sentimos.
  • Provoca necesidades que no son necesarias.
  • Causa dolencias y malestar (incluso físico).
  • Generan frustración y resentimiento (muchas veces con personas que amas).
  • Disminuyen (todavía más) la autoestima.
  • Generan hostilidad y rabia.
  • Pueden hacernos caer en una espiral ansiedad, incluso llevarnos a la depresión.

Incluso nos hacen hacer cosas que normalmente no haríamos.

Sin embargo, las emociones de envidia y celos continúan presentes en nuestras vidas.  Sentimos envidia por la apariencia, los talentos, las pertenencias, las relaciones… y las cuentas bancarias de otras personas.

Ciertamente, todos deseamos vivir libres de celos y envidia. He aquí cómo dejar de estar celoso.

Enciende tu dragón interior

1. No compares tu interior con lo que ves de los demás

Este es un excelente consejo, aunque difícil de implementar. Cuando creas que esa persona ha conseguido algo inalcanzable, recuerda esta frase:

No tienes idea de lo que les costó llegar allí.

No actúes como si el éxito de otras personas fuera algo inmerecido, sin esfuerzo, o simplemente pura suerte. Y, por el amor de Dio*, no pienses que tienes una sola pista sobre lo que realmente está sucediendo y lo que esa persona siente. ¿Recuerdas todas esas noticias de famosos que se han suicidado sin motivo alguno que nadie lo entienda? Las cosas nunca son lo que parecen.

Por ello, nunca actúes como si el éxito fuera una suerte inmerecida, sin esfuerzo o pura suerte.

Sé que es mucho más fácil mirar a alguien y envidiar lo que tiene que hacer estas preguntas que nos harán salir del modelo comparación para mirar hacia adentro y enfrentarnos al meollo del asunto: Nuestros propios deseos y miedos.

Lee: frases de superación personal

Envidias y comparaciones

2. Utiliza el éxito de los demás

La comparación puede ser un lugar oscuro y estancado, pero si buscas, puedes encontrar oro en el hábito de comparar. La luz que vemos en los demás puede ayudarnos a ver la nuestra.

La próxima vez que te sorprendas admirando o envidiando el éxito, o una marca particular, utiliza su éxito como espejo. Ya sea en un contexto profesional o personal tómate un momento para preguntarte:

  • ¿Qué cualidades en ellos me inspiran?
  • ¿Cuáles son las cualidades que ellos tienen y que desearías tener?
  • ¿Dónde encarno actualmente estas cualidades?
  • ¿Qué han hecho estas personas para llegar a donde están hoy?
  • ¿Cómo se relaciona todo esto con mis propios valores?

Otro consejo que funciona super bien: Deja de ver la vida como una competencia.

Cuando alguien recibe algo que tu deseas, alégrate por ella. Si lo querías, probablemente ellos también. Regocíjate en la fortuna de los demás. La alegría no es un recurso finito. Y el momento en que aprendes a experimentar la felicidad en la alegría de los demás es el día en que das un gran paso para superar la envidia de una vez por todas.

Valora tus cualidades

3. Agradece

Una de las principales razones por las que sentimos envidia por la vida de otra persona es porque hemos comenzado a dar por sentadas nuestras propias bendiciones. Tienes innumerables razones para estar agradecida por la vida que se te ha dado. Vuelve a contarlas todas las veces que haga falta.

Te recomiendo que empieces una lista de agradecimiento. Sé que parece algo que está de moda, pero realmente añadir el agradecimiento a tu vida diaria te hace dar cuenta de todo lo que tienes.

¿Qué tal si empiezas el día agradeciendo una simple cosa? No puedes repetirlas, con lo que al cabo de los meses, encuentras cosas buenísimas que ni siquiera prestabas atención o simplemente dabas por sentado. 

4. Transforma la comparación en celebración

La admiración y la envidia son reflejos que nos apuntan hacia lo que más valoramos. En el momento que nos damos cuenta de lo que valoramos, estamos mucho mejor posicionados para crear una vida mucho más satisfactoria.

Si notas que admiras a las personas que toman riesgos creativos, dirige toda tu atención a la parte de ti que quiere atreverse más. En el caso que estés obsesionada con el vientre plano de la modelo de turno, podría ser una señal de que estás lista para cambiar tu dieta y añadir una secuencia de ejercicios a tu rutina diaria. Espero que entiendes la idea.

Transforma tu vida

5. Recuerda que nadie lo tiene todo

Deja de comparar tu vida con la de los demás. Es una batalla perdida.

Siempre comparamos lo peor de nosotras mismas (que solamente nosotras sabemos) con las mejores suposiciones que hacemos sobre los demás. Suposiciones, ¡no realidad! Pero recuerda: nadie lo tiene todo en esta vida. Cada persona que conoces experimenta problemas. Tiene debilidades y se expone a pruebas, al igual que tú.

Nadie está libre de problemas. Ni lo tiene todo. Nadie. Eso es lo que nos hace humanos.

Cambia tu enfoque

6. Evita a las personas que valoran las cosas incorrectas

Cuando pasas todo tu tiempo con personas que compran el último iPhone cada vez que saca una nueva versión al mercado, empezarás a desear tener el último iPhone. En el caso que pases todo tu tiempo con personas que hablan de sus salarios,  o sus extravagantes vacaciones, es muy probable que caigas en la inevitable trampa de comparar tus posesiones y vacaciones con las de ellos. Recuerda: hay cosas mucho más importantes que perseguir.

Aléjate de esas conversaciones (y de las relaciones) si es necesario.

Comparte momentos

7. Comprende que lo que vende no es lo mejor

A los noticieros les encanta hablar de tragedias y problemas en el mundo, y a los especialistas en Marketing les encanta avivar la «llamada de la envidia».

Una de las herramientas de venta más utilizadas en nuestro día a día es fomentar los celos y generar envidia. Son simplemente tácticas. Reconócelas. Intenta evitarlas. Y niégate a sucumbir a ese engaño.

Lee: ¿qué es el Marketing de afiliación?

8. Sé generosa

Haz de la generosidad un hábito esencial en tu vida, incluso si tienes que esforzarte (mucho) al principio. A medida que empieces a dedicar más tiempo y más energía a aquellos que tienen menos que tu, encontrarás más satisfacción y significado en la vida.

Y cuando lo hagas, dejarás de mirar lo que tienen los demás.

Alegrate del éxito de los demás

EXTRA: Libros para ayudarte a superar la envidia

¿Te apetece investigar algo más sobre los celos y la envidia? Te dejo aquí unos cuantos libros que hablan sobre ella:

Preguntas frecuentes sobre la envidia

Dejo aquí unas cuantas preguntas frecuentes relacionadas con la envidia.

¿Qué es la envidia?

Es un sentimiento de deseo de algo que no se tiene. Normalmente es el deseo de obtener algo que otra persona posee (y que uno mismo carece).

¿Qué hacer para contrarrestar la envidia?

Reconócela, valora (agradece) lo que tienes, alégrate por los demás y trabaja para mejorar tu (sin compararte).

Resumen para superar envidia

Espero que con el artículo encontraste todas las herramientas para entender la envidia y superarla. Tanto los celos como la envidia nos han mantenido como rehenes durante demasiado tiempo. Llegó el momento de liberarse de los celos y la envidia. Es el momento de gozar de una vida más plena.

¿Y ahora?

Si quieres seguir indagando sobre el desarrollo personal, te recomiendo que leas:

— Compártelo con tus amigas —

Claves para superar la envidia

Sobre mi
Author

Hola, soy Anna! Nómada digital desde 2015 • Traveller soul 🌏 | En La Travelista comparto mis viajes y mi vida como nómada digital.

Write A Comment