¿Puedes ser una nómada digital?¿Estás preparada para la vida nómada digital? ¿Te gustaría cambiar tu oficina por una isla paradisíaca?¿ Te encantaría tener un horario de trabajo flexible? Quizás te gustaría poder practicar deporte o realizar tu pasión todos los días. ¿Parece un sueño, verdad? ¡Pues no está tan lejos!

Cada día, más gente abandona su trabajo de oficina por la flexibilidad y libertad de vivir como nómada digital.

Los nómadas digitales, se dedican a trabajar desde su ordenador. Esto les permite trabajar desde cualquier sito, ya sea el comedor de tu casa o cualquier lugar con Wi-Fi, como una casa en Bali.

Los nómadas digitales son autónomos, blogueros, emprendedores, y trabajadores a tiempo completo. Trabajan exclusivamente online.

Los ingresos, expectativas laborales, y tipos de vida varían del uno al otro, pero todos disfrutan de la flexibilidad de no tener que ir cada día a una oficina. Tampoco tienen un horario laboral fijo.

Pero cuidado, no es tan fácil como parece.

Para la persona correcta, la vida de nómada digital es ideal. Para la incorrecta, puede suponer un verdadero martirio.

Antes de que compres tu billete a Bali, comprueba si estás hecha para este ritmo de vida.

¿Estás hecha para la vida de nómada digital?

Aquí te dejo 11 signos que responden a la pregunta si estás realmente hecha para vivir viajando.

Sé sincera. Al fin y al cabo, la única persona a la que engañas es a tí misma.

1. No soportas el status quo

La vida de nómada digital no es un escape de la realidad, es una estilo de vida diferente.

Hace unos años, la idea de vivir viajando era casi imposible.

Ahora, es más común, aunque no es “una vida normal”.

Si no te gusta pertenecer al a multitud y te gusta tomar el camino alternativo, podrías estar preparada para la vida de nómada digital.

2. No te importa ser diferente

Como bien comentaba, la vida de nómada digital todavía no es un hecho normalizado.

Mucha gente lo encuentra extraño y aunque una vez entras en el mundo conoces a mucha gente que está en la misma situación y encontrarás tu apoyo y nuevo círculo de amigos, a mucha gente cercana puede sorprenderle tu decisión.

Que no te paren los pies, a veces la “oveja negra” es, en realidad, la más afortunada.

Con un coco y a lo loco

3. Eres flexible

Si odias las sorpresas, la vida de nómada digital no es para ti.

Pero si te gustan las sorpresas y el no saber qué pasará mañana, entonces puedes hacer el cambio a la vida de nómada digital.

Cuando no tienes internet, te cancelan un vuelo, o te roban el ordenador (son cosas que pueden pasar) debes sobrellevarlo.

¿Puedes soportar la incertidumbre?

Si piensas que la aventura es peligrosa, prueba la monotonía. Es mortal. – Paulo Coelho

4. Sabes administrar tu dinero

Si eres una mano rota, debes aprende a administrar tu dinero antes de lanzarte a la aventura.

Ser una nómada digital es completamente diferente al trabajo diario en una oficina con un sueldo fijo.

Si tienes 28 años y estás en le extranjero sin dinero y sin casa no eres un nómada digital.

Los nómadas digitales no suelen ser ricos, pero tienen unos ingresos suficientes y constantes para llevar una vida autosuficiente.

No sólo debes tener en cuenta cuánto ganar para sobrevivir el día a día.

Deberías estar ahorrando para los imprevistos que puedan surgir, los días en los que enfermes (recuerda que serás autónoma), e incluso apartar una parte del dinero para la jubilación.

5. Eres luchadora

Para convertirte en nómada digital no puedes ser tan sólo una soñadora, también debes ser una luchadora.

Un autónomo con éxito, freelancer o nómada digital es claramente un soñador.

Le encanta la imagen que su futuro proyecta.

Las personas con éxito son luchadoras.

¿Qué quiero decir con esto?

Un luchador es un soñador coge su sueño, lo construye, lo adapta a la respuesta del mercado , acepta el criticismo que obtiene, y lo convierte en realidad.

Que te encante soñar con futuros proyectos y viajes exóticos no significa nada.

Tan sólo si eres consciente que deberás invertir tiempo para construir esos sueños lograrás alcanzar el éxito.

Llegando a la cima

6. Sabes organizar tu tiempo

No solo la flexibilidad es importante, también la disciplina.

Sin un jefe que te presionase, ¿serías productiva?

Desayunos largos, almuerzos interminables, siestas, salir con los amigos…

La diversión y el aplazamiento de tareas son tentaciones reales.

Desgraciadamente, no son vacaciones.

Si no produces, no te pagarán.

Debes ser lo suficientemente hábil para combinar tu trabajo con tu vida social.

Deberás aprender a organizar y gestionar tu tiempo.

Saber manejar un horario flexible es esencial para la vida de nómada digital.

Una agenda bonita para planificar tu año

7. No te gusta la oficina

Piensas que la vida es demasiado corta para estar en una oficina.

Hoy en día, la esperanza de vida se sitúa en unos 70-100 años.

De todas formas, hay gente que tiene más vivencias que otras.

Si no quieres pasar media vida en una oficina donde los días parecen eternos, ¡es hora de cambiar las cosas!

Busca un nuevo trabajo, otra afición, cambia de ciudad o cambia de vida.

8. Te encanta conocer gente

Uno de los retos más grandes de la vida de nómada digital es ser eternamente un extraño.

Para algunos, esto es excitante, para otros, les supone mucho miedo.

Antes de lanzarte al mundo nómada asegúrate que estás dispuesto a hacer nuevos amigos en lugares desconocidos (mejor todavía si tienes el talento de hacerlo rápidamente).

9. Tienes un plan B

Convertirse en nómada digital no suele ser el último recurso. Normalmente, uno quieres convertirse en nómada digital porque le gusta el estilo de vida, y congenia sus intereses y pasiones.

Por eso, antes de embarcarte en esta aventura, asegúrate que sabes qué harás en caso de que no funcione.

¿Estarías dispuesto a volver a tu antiguo trabajo? ¿Sería posible? ¿Seguirás formándote para ofrecer productos que la gente te pague por ello? ¿Podrías volver con tu familia en caso necesario?

A corto plazo, asegúrate que estás cubierta para cualquier imprevisto o mala época que pueda surgir.

No tiene sentido que te embarques en esta aventura si sólo puedes sobrevivir 2 semanas.

10. Puedes estar bien sola

Puede ser que te encuentres sola en algún momento. Bien porque no acabas de adaptarte al lugar, o la cultura.

En ese caso, debes estar dispuesta a pasar tiempo sola. Pueden ser días, semanas, o incluso meses.

Obviamente, siempre puedes moverte a otro sitio dónde te sientas más cómodas o dónde conozcas a alguien.

Tener una relación sólida con tus amigos puede ayudar a sobrellevar la soledad.

La soledad aparecerá de vez en cuando a saludarte, y puedes encontrarte en un entorno muy diferente.

Asegúrate que eres lo suficientemente independiente para estar bien sola.

Disfrutando las vistas en Lombok

11. Ya pensaste en cómo ganar dinero remotamente

Nunca dejes tu trabajo para convertirte en nómada digital.

Lo sé, no suena inspirador, pero es realista.

Deja que me explique: deberías tener al menos una idea de cómo vas a ganar dinero remotamente.

Idealmente, incluso deberías estar ganando algo de dinero con tu idea antes de dejar el trabajo y lanzarte a la aventura de nómada digital.

Tus planes pueden incluir un trabajo remoto a tiempo completo, un cliente sólido, o un blog que te dé dinero.

El mejor momento para desarrollar un proyecto de vida remoto es cuando tienes un ingreso que pueda sostenerte.

Enamorada de mi vida de nómada digital

¿Darás el paso a la vida nómada digital?

Entonces, ¿qué crees? ¿ es la vida de nómada digital para ti?

Si la respuesta es sí, empieza ya!

Si quieres empezar un blog, sería mejor si hubieses empezado ayer. No esperes más.

Puedes convertirte en nómada digital más rápido de lo que crees.

Prepara tus cuentas, haz tu búsqueda y encuentra un ingreso que pueda ser remoto.

Entrégate un par de horas diarias para este sueño y hazlo realidad.

En unos meses, podrías estar trabajando a distancia desde cualquier parte del mundo.

¿Puedes ser una nómada digital?

mm
Author

Hola, soy Anna!

Write A Comment

Pin It