¿Cómo vivir sin plástico? 23 ideas simplesHoy en día, vivir sin plástico parece una utopía. Diría que el plástico es un material muy barato, porque todo ha sido sustituido por cosas de plástico:

  • Bolsas de plástico,
  • ropa de plástico (mira tus prendas y verás que el porcentaje de acrílico ha incrementado),
  • cubiertos de plástico,
  • envoltorios de plástico,
  • sillas,
  • muebles,
  • recipientes…

Si bien hace tiempo se pensaba que el plástico es un material limpio, seguro, y adecuado, se ha demostrado que no es así. Sabías que… ¿una botella de plástico puede tardar 500 años en degradarse (desaparecer del planeta)?

El plástico empieza a ser un problema grave, y no sólo en nuestros mares y océanos, también en nuestra vida diaria.

Cuando se degrada el plástico, se descompone en micro plástico. Estos son todavía más peligrosos, pues acaban en el océano, donde los peces lo ingieren… Desgraciadamente, parte de esa basura vuelve a nosotros en forma de pescado (u otros alimentos).

Por eso yo me decidí a comprar sin plástico y aquí te doy unos simples consejos para que tú también puedas aplicarlos y al menos reducir el consumo de plástico.

Mira alrededor en tu casa y cuenta cuantas cosas NO tienen plástico (si cuentas las de plástico la lista puede ser interminable).

Ojo!  No te alarmes ni decidas tirar todo a la basura de forma inmediata. Lo que tienes, ya tienes. Ya lo reemplazarás cuando llegue el momento.

Recuerda que las normas para crear menos basura son:

REDUCIR – REUSAR – RECICLAR

No te dejes influenciar por la “moda de vivir sin plástico”, tires todo, y compres cosas nuevas de otros materiales.

De esa forma, también perjudicas al planeta tierra.

Es tan importante reducir el consumo de plástico como ser consciente de los residuos que generamos.

De media, una persona genera 1,5 kilos de basura al día. Imagina por un momento la cantidad de residuos que hay que gestionar en el área donde vives… Alucinante, ¿verdad?

El mejor camino hacia el zerowaste es cambiar progresivamente las cosas que ya tienes por otros materiales y dejar de consumir productos desechables ( de usar y tirar).

¿ Es el momento de cambiar el cepillo de dientes ? Pásate al de bambú.

¿ Necesitas llevar pañuelos en tu bolso? Vuelve a los pañuelos de tela, son mucho más verátiles (y más respetuosos con el medio ambiente) que los kleenex.

También deberías tener en cuenta que vivir sin plástico 100% (conocido como zero waste) es prácticamente imposible en nuestra sociedad.

Tendrás momentos donde sin darte cuenta el producto te lo darán con plástico.

¡Cuántas veces me dieron un vaso con cañita de plástico sin pedirla! Hasta que aprendí a indicar, en el momento adecuado (cuando pides la bebida) qué no quiero una cañita/pajita/pitillo.

Al principio, la situación me estresaba un poco, pero comprendí que mientras hagamos todo lo que podamos, no podemos culpabilizarnos de las actuaciones. Tampoco podemos responsabilizarnos de lo que hacen los demás, pues está fuera de nuestro control.

De hecho, hay muchas situaciones en la vida que no podemos controlar.

Recuerda:

Debes pasarlo bien viviendo con menos plástico y no dejar que la enormidad del problema de plástico te venga abajo.

Reto vivir sin plástico

Cómo empezar a vivir sin plástico

Vamos a empezar con lo más básico. Hay gestos que puedes hacer en tu día a día que tampoco conllevan tanto esfuerzo. En algunos casos conllevarán pagar algo más. Aunque no tenga sentido que, cuando algo viene en plástico, sea más barato (pues le estamos añadiendo material), es la realidad.

Así que tampoco te culpes y castigues si de vez en cuando compras algo en plástico porque no puedes permitirte comprarlo todo siempre sin plástico.

1. Compra la fruta en fruterías locales

Cada vez que voy al supermercado alucino.

¿Por qué una sandía necesita una malla? o ¿ qué motivo hay para que un pepino venga con un envoltorio de plástico?

La verdad es, que las grandes superfícies comprarn normalmente en grandes cantidades, con mucho tiempo de antelación, en lugares lejanos.

Si vives en España, fíjate e los precios de los plátanos y bananas. Los plátanos de Canarias, aun siendo más próximos, son más caros que las bananas que proceden de Costa Rica. Por supuesto, la mano de obra es más barata y su producción mucho mayor, pero la realidad es que compran la fruta aún sin madurar, la meten en un barco que tarda unos 20-30 días en llegar a España, y en el envoltorio de plástico la fruta acaba de madurar.

Desde hace tiempo decidí comprar en fruterías locales. Intento comprar productos de proximidad para evitar llevar plástico innecesario a casa. De esta forma también se disminuye el impacto medioambiental.

La tarea no fue tan fácil, tuve que encontrar una frutería donde no me obligasen a utilizar bolsas de plástico para pesar los productos (sí, en más de una ocasión en la frutería me obligaban a utilizar bolsas de plástico para pesar los alimentos, todavía no entiendo por qué).

Para evitar el uso de bolsas de plástico, acuerdate de llevar tus propias bolsas de tela. Hay empresas que fabrican bolsas muy ligeras y transpirables, tipo malla. Estas bolsas de tela tienen una vida útil muy larga y te ayudarán a reducir miles de bolsas de plástico.

Si te preocupan los precios, piensa que para comprar barato, debes comprar fruta y verdura de temporada. Las fresas son caras en Abril, pero en junio los precios son más razonables. Pregunta por los productos de temporada.

Además, acudiendo al negocio local, estás ayudando al pequeño comerciante.

Otra ventaja es que, en la frutería del barrio te puede dar más consejos que un supermercado para cocinar verduras que no tienes tan por la mano.

Reducir consumo plástico comprando en mercado local

2. Llevar tus propias bolsas cuando vayas a comprar

Acuérdate de llevar tus bolsas cuando vayas a comprar para no tener que comprar bolsas nuevas.

Y rechaza todas las bolsas de plástico gratuitas que puedas que te intentan dar en supermercados y tiendas.

Si vas a comprar en coche es muy fácil. Deja unas cuantas bolsas siempre en el maletero.

Y si vas a pie, pues lleva siempre a mano una bolsa de tela dentro de tu bolso.

Las bolsas de tela son muy resistentes. Muchas bolsas de tela tienen inlcuso un diseño bonito.

Bolsa de tela para ir a comprar

3. Reutiliza las bolsas (y envoltorios) que tienes en casa

Si tienes bolsas de plástico en casa, asegúrate de que las reutilizas hasta que no tengan más vida.

Puedes reutilizarlas para ir a comprar, para llevar cosas, para poner la basura, o para elaborar elementos decorativos.

Si necesitas ideas para elaborar elementos decorativos con materiales reciclados (incluído bolsas de plásticos) Pinterest es un buen recurso.

Chequea mi tablero de inspiración de cosas con materiales reciclados.

Lo mismo vale con los envoltorios.

Si tengo un paquete de macarrones (de plástico), utilizo el envoltorio como bolsa para la basura.

4. Lleva tu bolsa para el pan

¿Te acuerdas de las bolsas del pan que llevaban nuestras abuelas? ¡Era lo mejor!

Las bolsas de papel que te dan en la panadería no son nada resistentes y son difíciles de reutilizar porque son frágiles.

En la bolsa de tela puedes poner el pan y todo lo demás que compres, sin necesidad de plásticos adicionales.

Y si no tienes bolsa de tela específica para el pan, la bolsa de tela que te debería acompañar a todos lados es igualmente útil.

Una bolsa de tela = infinitos usos

5. Compra vino embotellado con corcho

¿Te diste cuenta que hay vinos que vienen con tapón de plástico en lugar de corcho?

Como ya mencioné, supongo que el plástico es muy barato y eso abarata costes, pero también influye en la calidad del vino.

Así que… Vuelve al vino tradicional con tapones de corcho.

O mejor incluso, si tienes una bodega cerca de casa, compra el vino allí.

Lleva tu botella (preferiblemente de cristal) y que te la rellenen.

Mi hermano está en un proyecto de reciclaje de botellas también para los restaurantes y vendedores de vino.

Es muy interesante pues la mayoría de botellas de vino se tiran y no se reutilizan, pero con un buen limpiado se puede reutilizar sin problemas.

¿Curiosa? Echa un vistazo a www.rewine.cat

6. Elimina envoltorios

Vuelvo al tema de envoltorios no necesarios. Ya mencioné la fruta más arriba, pero hay muchos más elementos.

He visto sillas embaladas en plástico, o cajas envueltas en cajas…

Si no puedes evitar el envoltorio, intenta comprar cantidades grandes para reducir la cantidad.

En una botella de detergente de 8 litros o de un litro hay 7 botellas de plástico de diferencia.

Podrías argumentar que la botella de 8 litros no es práctica. Hay varias soluciones sencillas:

Compra la botella de 8 litros y rellena la que tienes en casa de un litro.

Para las botellas grandes de agua, puedes optar por una pompa. ¡Es bien cómoda y resistente!

Compra una pompa como esta para poder rellenar tu vaso sin necesidad de tener que cargar la botella de 8 litros.

7. Beber agua del grifo

Un problema que me he encontrado para reducir el consumo de plástico es el agua.

Ahora que estuve viajando por el sur de Francia encontré muy difícil encontrar botellas grandes en los supermercados para poder rellenar la mía. Nunca habría imaginado que en Europa fuese difícil encontrar botellas de 7-8 litros. Si estás por Francia, Carrefour y InterMarché tienen botellas grandes, pero los supermercados como Casino, LidL, tienen solamente botellas de un litro y medio.

Preguntando el motivo a los locales, me comentaron que el agua del grifo era de calidad.

Por lo tanto, con mi botella fui rellenando el agua en las fuentes de las ciudades que visitaba.

Yo tengo una botella (de plástico reciclado) que me regalaron hace años con filtro. Es la que llevo a todas partes hasta que se rompa y me compre una de botella de acero inoxidable.

El filtro, me ha sido muy útil, pues en lugares como Bali, podía rellenar el agua directamente de la cascada sin problemas ni sufrimientos.

Si en tu casa hay problemas de cal o no te gusta la calidad del agua, puedes añadir un descalificador.

Otra opción es utilizar filtros (que suelen ser de carbón activo). Aunque los filtros vengan envueltos en plásticos, es una forma muy sencilla de reducir drásticamente tu generación de plástico.

La inversión inicial es alta, pero si comparas lo que duran, seguramente deduzcas que te sale a cuenta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nómada Digital👣 y viajera 🌏 (@la_travelista) el

8. Compra en cantidades grandes

Si no es posible beber agua del grifo, intenta comprar botellas lo más grandes posibles.

Esto puedes aplicarlo tanto a la vida diaria como a tus viajes.

En Bali, como estuve viviendo un mes entero, compraba las botellas de 16 litros del supermercado e iba rellenando las mías. Cuando viajo a sitios con agua del grifo no potable también compro botellas lo más grande posibles.

Por supuesto no voy con 8 litros a cuestas durante todo el día.

Cuando me alojo más de un día en un mismo sitio compro una botella de 8 litros que dejo en la habitación y voy rellenando mi botella de uso diario.

En algunos establecimientos también encontré que puedes rellenar tu botella por un módico precio. Siempre aprovechaba a rellenarla en lugares así.

Rellenando botellas en Nusa Penida, Bali

9. No comprar recipientes para almacenar comida…

Tienes muchas maneras de almacenar comida, y si te pones a pensar, puedes reutilizar muchos recipientes para poner tu comida, no necesitas comprar más tuppers de plástico.

No te estoy comentando que compres tuppers de cristal y vuelvas al consumismo.

Pensemos en alternativas más simples.

El bote de vidrio donde venían los garbanzos puede servir para almacenar las olivas que compres a peso.

Otros recipiente más grandes como los de pepinillos pueden servir para almacenar semillas o arroz.

Últimamente está muy de moda las ensaladas en bote… pero no hace falta comprar botes, ¡ya tienes miles en casa!

Tan solo debes quearte con los que son más fáciles de usar, (algunos son muy estrechos y altos y no son nada cómodos) para almacenar comida.

Los botes con abertura grande son los más cómodos.

Comida almacenada en tarros de cristal

10. … ni vasos

Cuando nos mudamos por última vez, decidimos no comprar ningún vaso en casa.

¿El resultado? Botes de mermelada convertidos en vasos.

Son prácticos, ya que son mucho más resistentes a los golpes, y como tenemos con diferentes formas de diferentes productos, cada cuál sabe cuál es el suyo.

Otra cosa bien práctica de los tarros es que puedo tapar la bebida.

Es ideal para llevar la leche al trabajo o cuando estás en el campo…

Yo incluso me los llevo a algunos viajes, pues son muy resistentes.

Puedo decir que: en mi vaso no entran moscas.

Aprender a vivir con menos plástico

11. Lleva un vaso reutilizable para el café de las mañanas

¿Sabes cuántos vasos de café desechables se utilizan en el mundo?

Son mucho más de los que imaginas. Tantos, que incluso grandes empresas están reemplazando los vasos de plástico por los vasos de cartón.

De todas formas, ese gesto no es suficiente. Te recomiendo que lleves tu propio vaso reutilizable para tu café.

Hay miles de vasos reutilizables de bambú que pesan poco y tienen diseños preciosos.

Yo llevo siempre el mío en el bolso.

Si estás en la oficina, puedes llevarte una taza de porcelana bonita que te acompañe en las duras mañanas.

Con este pequeño gesto, estarás ahorrando mucho más plástico del que crees.

De hecho, en un año habrás ahorrado más de 250 vasos de plástico.

Cuenta tú misma cuántos vasos ahorrarías multiplicando tus cafés diarios por días laborables.

El calendario laboral tiene 251 días. ¿Cuántos cafés bebes al día?

Relacionado: ideas de regalos para amantes de los viajes.

Lleva la taza al trabajo y vive con menos plástico

12. Pide tu helado en cono

Si comes tu helado en un cono, estarás colaborando en vivir con menos plástico.

No es tan solo la terrina, también la cucharilla…

¡ Atenta! En algunos sitios, si no te das cuenta, te clavan también una cucharilla en el cono de helado así que no te empanes y rechaza la cucharilla de plástico.

Pide tu helado en cono para consumir meos plástico

13. Llevar un tupper contigo

Si crees que sobrará comida o compraras comida para llevar, lleva un tupper contigo.

De esta forma, evitarás embalajes nuevos innecesarios.

Tambien puedes llevar el tupper a la charcutería, carnicería, pescadería…

No te preocupes, en la tienda te pesarán el tupper y lo marcarán como tara.

A la hora de pagar calcularán tan solo el peso de los ingredientes.

Si te incomoda el tupper porque es voluminoso, ten en cuenta que hay tuppers plegables.

Son de silicona, así que no estás rechazando el plástico 100%, pero son muy resistentes y mucho más fáciles de transportar.

14. Evita comida congelada

La comida congelada puede parecerte más cómoda pero incluye más plástico.

También suele llevar más conservantes, con lo cual si puedes, evitala al máximo.

¿Te da pereza cortar la cebolla y/ o verdura?

La verdura es fácil de cortar, sobretodo si utilizas un cortador de verduras/ mandolina.

Con la mandolina puedes hacer varios cortes diferentes según el plato que quieras elaborar.

Yo desde que tengo este cortador de verduras voy rapidísima.

15. Limpia con agua y vinagre

Ahora viene un momento sorpendente…

No, no necesitas miles de productos para limpiar la casa. De hecho, nuestras abuelas limpiaban simplemente con agua y vinagre. Y mucha gente a día de hoy sigue limpiando tan solo con este elemento natural.

En las tiendas y supermercados he visto muchas mujeres comprando vinagre para limpiar.

Sí, las marcas de limpieza se han dado cuenta de que la gente sigue buscando vinagre porque es muy efectivo y tienen limpiadores de vinagre. Pero puedes simplemente comprar vinagre y hacer tu propio tu limpiador.

Tan sólo debes mezclar la siguiente proporción:

  • 1 vinagre
  • 3 de agua

Ponlo en una botella reciclada de spray y ya está listo para utilizar. Tu casa estará limpia y desinfectada.

¿No te acaba de gustar el olor a vinagre cuando limpias? El olor se evaporará, pero si te molesta, añade unas gotas de aceite esencial con algún aroma cítrico.

Limpiar con agua y vinagre

16. Rellenar jabones

Rellena tus jabones y champús con botellas más grandes.

Puedes comprar botellas de champú de litro tiendas especialidadas de peluquería. Incluso en algunos grandes supermercados tienen los formatos de champú grande.

Mira la etiqueta y no te dejes guiar solo por la percecpción del envoltorio. Los diferentes formatos pueden parecer más grandes cuando no lo son. En la parte trasera pondrá la cantidad de producto que contiene el embalaje.

Como comentaba antes, si te resulta incómodo un bote grande, tan solo debes ir rellenando un bote que tengas en casa y sea más manejable.

17. Jabón y champú en formato sólido

Hoy en día hay muchas marcas de jabones sólidos. Incluso hay champús.

Varias amigas se han quejado que han utilizado champús sólidos y le dejaban el pelo muy áspero.

A mí también me pasó hasta que encontré la marca Lush. Compro un apastilla de champú y me dura meses.

De momento, utilizo este champú de Lush. Hasta que encuentre una alternativa igual de buena y mejor.

Los champús y jabones sólidos son perfectos para viajar, porque llevo menos líquidos conmigo.

Lee: qué debes saber antes de tomar un avión.

La maleta perfecta: utiliza jabones sólidos

18. Cepillo de dientes de bambú

Cuando sea el momento de cambiar tu cepillo, busca uno de bambú en lugar de plástico.

Si no los encuentras en las tiendas cercanas, droguerías, o supermercados, te dejo aquí un enlace para comprar cepillos de dientes de bambú en Amazon.

Compra varios en un mismo pedido y así tan solo tienes envoltorios y gastos de embalaje una vez.

19. Cosas de chicas

Chicas, en el tema menstruación también se puede ahorrar muchísimo plástico.

Tan solo tienes que contar cuantas compresas utilizas durante el año.

Pásate a las compresas de tela. Son cómodas, hay de varios tamaños y diseños, y NO huelen.

Lavarlas puede parecerte un palo, pero es tan fácil como dejarlas en remojo con agua fría para que la sangre disuelva con más facilidad. Luego, puedes ponerlas en la lavadora con el resto de la ropa.

Nota: cuando laves las compresas de tela, no le apliques suavizante.

Otro producto muy útil es la copa vaginal, que está elaborada de silicona.

Sí, es de silicona, pero utilizarás la misma durante unos 5 años.

El tema de aplicarla es bastante fácil, tan solo se necesita práctica.

De hecho, para mí fue algo más complicado aprender a quitarla. El truco está en mantener la calma y relajarse.

Recuerda que utilizar tampones al principio tampoco parecía fácil.

Vivir con menos plástico usando compresas de tela y copa vaginal

20. Enrolla tu bocata en un “Boc and Roll”

Para envolver tu bocadillo, o restos de comida, puedes utilizar el boc and roll.

Es un envoltorio reutilizable de tela que es muy fácil de lavar cuando se ensucia.

De hecho, tan sólo debes pasar un paño húmedo.

Cuando está muy sucio, puedes ponerlo directamente a la lavadora con los demás trapos.

Respetuoso con el medio ambiente, olvídate de papeles de albumino, papeles que se deshacen o tuppers voluminosos.

Yo tengo el mío desde hace más de 2 años y aún le quedan muchos usos.

Pide tu boc and roll aquí.

Lleva tu merienda en un boc and roll

21. Conservar comida en tuppers de cristal

Con esta “moda contra los plásticos” ha surgido la presión de utilizar tuppers de cristal, que tienen un precio a veces desorbitado.

Además, normalmente siguen teniendo la tapa de plástico.

Si te decantas por utilizar tuppers de cristal o de plástico, asegúrate que sean libres de BPA, un químico introducido en los plásticos que no es nada bueno para nuestra salud.

Si quieres eliminar el plástico pero no invertir dinero, reutiliza los botes de cristal que tienes por casa, tal y como comentaba en el punto #8

¿Cuántas ensaladas en bote de cristal has visto últimamente por Instagram?

Si es que además de reciclar, ver tu ensalada en un bote de cristal puede alegrarte la comida.

22. Utilizar moldes de acero inoxidable

En lugar de moldes de silicona, utiliza los moldes de acero inoxidable que usaba tu abuela (y seguramente rondan por casa).

Lo moldes de aluminio no son tan fáciles de desmoldar como los de silicona. Por eso, escojo moldes desmontables.

Los moldes de acero inoxidable, puedes también utilizarlos no solo para repostería, queda muy bien poner algo de fruta o incluso frutos secos para la ensalada, algunas salsas o dips…

¡Imaginación al poder!

23. Pedir tus bebidas sin pajita /cañita/ pitillo

Pide tus bebidas sin cañita/ pajita/ pitillo.

O llevar tu propia cañita de acero inoxidable o bambú contigo a todas partes. Si no puedes dejar de beber sin cañita, invierte en una pajita de aluminio que pueda ir contigo a todos lados.

En Ubud, Bali, casi todos los establecimientos tienen cañas de bambú. Si alguna amiga tuya viaja a Bali, que te traiga cañitas de bambú, pues allí son super baratas.

Si nadie viaja a Bali pronto, puedes pedirlas online. Asegúrate de comprar una cantidad grande (quizás para futuros regalos a amigas, compañeras…) para evitar varios envíos. Ahorrarás dinero (y emisiones).

Compra tus cañas de bambú aquí.

Compra tus cañas de acero inoxidable aquí.

Tarro de mermelada como vaso

24. Cuidado con la ropa

Algo donde caemos muchas las chicas: comprar ropa en cantidad desmedida y sin fijarnos en las composiciones de la prenda.

La ropa suele estar hecha de origen animal, vegetal o incluso de plástico reciclado (como el poliéster). Normalmente estos productos suelen viajar muchos quilómetros antes de llegar a las tiendas e incluso se utilizan tintes muy contaminantes para el medio ambiente.

Hay gente que recomienda comprar ropa de tejidos orgánicos, como el algodón.

El problema del algodón es que necesita mucha agua y normalmente proviene de países lejanos, que luego viajan a un segundo país, también situado lejos donde se fabrica la ropa y, por último llega a un tercer país dónde la compras.

Esto implica un impacto ambiental enorme. Si tenemos en cuenta el uso de los tintes y otros químicos en la ropa (por eso los paises productores están situados en países con pocas reestriciones y regulaciones en temas de derechos humanos y contaminación) no es una buena solución.

Entonces, ¿Qué hago? Lo primero intenta no consumir mucha ropa, pero, ¿Y si la adoras?

  • Compra ropa de segunda mano,
  • inverte en ropa que tengan certificaciones ecológicas (hoy en día hay muchas empresas que se compromenten con el medio ambiente.)
  • intercambia la ropa con tus amigas (¿cuántas veces quisiste llevar esa chaqueta que le sienta tan bien a tu amiga?)
  • intentar donar la ropa que ya no utilizas o darle otro uso si está rota (como hacer trapos)

Ten en cuenta y mira la composicón de la ropa que compras:

Todos los políester, acrílicos… están hechos a base de plástico.

No te ha pasado que cuando llevas un jersey (que es acrílico) ¿te vas dando calambrazos con las personas? ¿o la mesa del trabajo te da rampazos?

No, no son las energías, sino la composicón de tu ropa.

Vivir con menos plástico comprando ropa de algodón

25. Compra en tiendas sin plástico

Hay muchas tiendas a granel donde se puede comprar sin plástico. Las primeras que vienen a mi cabeza son las herboristas. En ellas, encontrarás infusiones, e incluso algunas han añadido frutas, verduras, plantas a sus estanterías.
También las tiendas a granel han surgido en muchos sitios. Lleva tus tarros de vidrio (o plástico si todavía no los has sustituido) y rellénalos con los productos. Normalmente te pesaran el recipiente para marcar la tara en la báscula y así calcular lo que has consumido real

¿Cómo encontrar tiendas a granel alrededor de dónde vives?

Busca en google:

  • productos a granel + ciudad
  • vivir sin plástico tienda + ciudad

Y vigila bien con google maps las distancias. A veces, Mr. Google no es tan inteligente como parece.

25. EXTRA: Elabora tus propios cosméticos

Si quieres ir un paso más allá, y dispones de tiempo y energía para ello, elabora tus propios cosméticos.

Además de consumir menos plástico ( ya no necesitarás el envoltori) estarás produciendo tu propios productos, que puedes hacer a tu gusto y necesidades.

Hay muchos blogs que se dedican a explicar el paso a paso.

Algunas ideas de cosméticos naturales fáciles de elaborar:

  • Peeling para el rostro

Mezcla aceite de oliva con una cucharada de azúcar.

  • Exfoliante corporal

Pon en remojo copos de avena finos. Necesitan estar en remojo durante una hora.

  • Mascarilla

– Arcilla verde: mezla arcilla verde con agua hasta formar una pasta líquida.

– Huevo y limón: Bate la clara de huevo junto con limón y aplícala en el rostro evitando la zona de los párpados. Déjala secar y acalara con agua tibia.

– Manzana y Yogurt: pela la manzana y ponla en una trituradora junto con un yogurt natural. Bate hasta conseguir una pasta fina.

¿Necesitas más ideas?

Las redes sociales (Facebook, twitter, Instagram…) están llenas de ideas para vivir con menos plástico. Personalmente, sigo algunas cuentas para poder inspirarme y obtener más ideas.

Aquí te dejos unas cuantas cuentas para vivir sin plástico en Instagram:

beZerowastegirl
vivirsinplastico
sustainyoself

Estas cuentas demuestran que se puede vivir con menos plástico.

Y recuerda, un zero waste o residuo cero es casi imposible en nuestra economía a día de hoy, así que no te frustres, simplemente intenta añadir estos pequeños consejos a tu día a día y colabora en lo que puedas.

Intentar vivir con menos plástico

Conclusión para vivir con menos plástico

Como ves, hay varias maneras simples para empezar a vivir con menos plástico.

Si todavía quieres colaborar más para “limpiar el planeta” cada día hay más asociaciones que hacen recogida de plástico en las playas o recogidas de basura en sitios.

De todas formas, yo aplico una pequeña regla que me gustaría difundir:

Vayas al lugar que vayas, recoge al menos 3 cosas de basura que veas.

Esto puedes aplicarlo a la playa, al parque al que vas siempre, o tu lugar preferido. A nadie le gusta ver basura, pero nadie la recoge porque creemos que tenemos un sistema que lo hace.

Si cada persona recoge, a parte de su basura propoia, 3 cosas adicionales, todo estará siempre más limpio.

Para ello, irónicamente llevo una bolsa de plástico conmigo (que muchas veces es un packing de algo que no he podido reciclar) o un cubo que luego limpio… Fácil y sencillo.

Te toca a ti

¿Tienes alguna idea que puedas añadir o algún truco que no mencioné?

Soy toda “ojos”, así que deja tu comentario más abajo y ayudanos a todas a consumir y producir menos plástico.

Muchas gracias,

Anna

mm
Author

Hola, soy Anna! Nómada digital desde 2015 • Fashion lover • Traveller soul 🌏 | En La Travelista comparto mis viajes y mi vida como nómada digital |

Write A Comment